Producimos 16 millones de litros con 2250 vacas en ordeñe.

Recría de Tambo

La recría menor se realiza mediante el sistema de crianza colectiva, comenzando sus primeros 4 días de vida en un galpón de crianza para recibir sus primeras atenciones y luego continúan en corrales con capacidad para 15 terneros tomando leche y ración hasta los 55 días que son trasladados a otros corrales de encierre en donde se alimentan con ración y rollo húmedo de alfalfa. En esta etapa la mortandad es menor al 5%.

Los terneros recién nacidos son calostrados naturalmente con sus madres en el galpón de parición, de cama caliente con pista de alimentación e instalaciones para atender a la vaca recién parida y poder realizar el calostrado manual cuando es necesario y la posible ayuda del parto. Dicho calostrado es controlado por refractometría. La mortandad de terneros al parto es menor al 4%.

Los terneros son alimentados con leche pasteurizada de descarte mezclada con calostro que proviene del tambo. Además consumen un iniciador comercial, siendo este alimento la única ración que no es producida en el establecimiento.

Actualmente estamos criando 2.000 terneros por año, que en el pico de parición tienen una concentración de 650 animales tomando leche que son atendidos por 5 personas.

Luego del período de crianza colectiva, los animales permanecen hasta los 120 días en los corrales de encierre y las hembras salen a criarse a campo con suplementación hasta los 480 Kg que ingresan preñadas a la paridera de vaquillonas con 24 meses de edad.

Para lograr esto cumplimos con un estricto plan sanitario y de crianza, la mortandad en la recría es menor al 0.5% y pesamos los animales cada 3 meses para evaluar las ganancias de peso con el objetivo de inseminarlas a los 15 meses de edad.